Diocesis de Santa Ana


ir a contenido

Decretos

Noticias

DECRETO DE CONVOCATORIA
AL JUBILEO DIOCESANO, O AÑO DE GRACIA DEL SEÑOR, CON OCASIÓN
DEL CENTESIMO ANIVERSARIO DE LA DIOCESIS DE SANTA ANA.


Fray Romeo Tovar Astorga, de la Orden de los Frailes Menores, por la gracia de Dios y benignidad de la Santa Sede, Obispo de la Diócesis de Santa Ana.


CONSIDERANDO:

  • Que el día 11 de Febrero del año 2013 se cumplirá el primer centenario de la erección canónica de la Diócesis de Santa Ana, creación que tuvo lugar por la bula Americae Centralis, expedida por el Papa San Pío X en esa fecha.


  • Que durante cien años el Espíritu Santo ha conducido a esta Diócesis por la Palabra y la Eucaristía, y ha formado una comunidad diocesana capaz de asumir la misión de la Iglesia, cumpliendo el mandato del Señor: "Vayan y hagan discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo les he mandado". Mateo 28, 19-20.


  • Que de manera pronta y gozosa, pastores y fieles hemos asumido, con profunda actitud de fe, la misión propia de la Iglesia: evangelizar; y hemos emprendido la Nueva Evangelización con la que realizamos la Gran Misión Continental en esta Diócesis.


  • Que los cien años de vida diocesana no pueden pasar desapercibidos por su aporte en la promoción humana y cultura cristiana, labor eclesial que es necesario conocer y valorar por el impacto positivo en la instauración del Reino de Dios, en beneficio de la población del Occidente de nuestra República.


Estas razones justifican la decisión de decretar la celebración de un Año Jubilar en la Diócesis de Santa Ana.

Será un año de gracia, como lo expresó Jesús en la sinagoga de Nazaret, citando a Isaías: "El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor". Lucas 4,18.

Queremos dar gracias a Dios, porque este Jubileo será una bendición de Dios para nuestro crecimiento espiritual, personal y comunitario, en la construcción del Reino de Dios en esta porción de su pueblo. El Jubileo será una oportunidad para alimentar la fe, sembrar esperanza y crecer en caridad, asumiendo los objetivos del Año de la Fe, convocado por el Sumo Pontífice Benedicto XVI, y en sintonía con el próximo Sínodo de los Obispos, que tendrá como tema: "La Nueva Evangelización para la transmisión de la Fe Cristiana".

El Año Jubilar es una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del hombre. Su objetivo es poner la Nueva Evangelización en el primer lugar de la actividad de la Diócesis, de tal manera que cada uno pueda hablar con Dios y hablar de Dios al prójimo, y anunciar el Evangelio con nuevo ardor y nuevos métodos a los que nunca lo han conocido o lo han olvidado.

En las parroquias, fortaleceremos el estudio y la meditación de la Palabra de Dios y de la catequesis, y participaremos con mayor entusiasmo de la vida sacramental de nuestra Iglesia, sobre todo en la Eucaristía, pan de vida eterna y bebida de salvación.

Pastores y fieles renovaremos el empeño de vivir, de una manera bien concreta, la caridad pastoral con los pobres y excluidos, es decir, con todas las personas que sufren por su dignidad golpeada o pisoteada por las injusticias de nuestros pecados y egoísmos.

El Año Jubilar también es oportunidad para que nosotros, los pastores de la Iglesia de Jesucristo, el Señor Resucitado, continuemos nuestro camino de santidad sacerdotal, haciendo brillar en nuestra vida diaria las exigencias evangélicas de la castidad, pobreza y obediencia que Jesús mismo vivió y nos enseñó en su misión itinerante por la tierra de Israel.

Seguiremos valorando y apreciando en sus diversos carismas y apostolados a las religiosas y religiosos, a las asociaciones laicales, testigos de una vida consagrada al Señor y a su Iglesia.

Los fieles cristianos laicos incrementarán la comunión con el Obispo y los respectivos párrocos, colaborando así, desde la comunión, a construir la comunidad de hermanos en el Señor.

Dentro de este tiempo viviremos los eventos evangelizadores, las catequesis y las Eucaristías especiales, que se programaran tanto en las parroquias como en las vicarías foráneas de la Diócesis

La apertura del Jubileo Diocesano, o Año de Gracia del Señor, tendrá lugar en la reunión del clero del día miércoles 8 de Agosto del año 2012, y concluirá el domingo 11 de Agosto del año 2013, con la clausura del Congreso Eucarístico Nacional.

A Jesucristo, único Maestro y Salvador del hombre, dedicamos este Año Jubilar. Nos encomendamos a la maternal intercesión de Santa María, Madre de Dios, y de la abuela de Jesús, Señora Santa Ana, patrona de esta Diócesis.

POR TANTO:

  • En uso de nuestra potestad ordinaria en esta Diócesis, a tenor del canon 381 § 1 del Código de Derecho Canónico, convoco al clero, a los religiosos y a los fieles cristianos laicos al Jubileo Diocesano o Año de Gracia del Señor, con ocasión del centésimo aniversario de la erección de la Diócesis de Santa Ana.


Dado en la Curia Episcopal de Santa Ana, en la festividad de Santa María de los Angeles, a dos de Agosto del año dos mil doce.


Fray Romeo Tovar Astorga, O.F.M.
Obispo de Santa Ana. Por su mandato:

Pbro. José David Guardado Calderón
Canciller de la Diócesis.





Regresar a contenido | Regresar al menu principal