Diocesis de Santa Ana


ir a contenido

Historia

Generalidades

HISTORIA

El lugar donde hoy está la catedral de Santa Ana se encontraba la parroquia central, la cual fue construida entre 1575 y 1576, siendo semidestruida por un rayo en el siglo XIX. Cuando se creó la Diócesis de Santa Ana se iniciaron los preparativos para reconstruir la parroquia central de la ciudad; ésta reconstrucción se autorizó en 1904. El 21 de enero de 1906 comenzó la construcción de la iglesia parroquial de Santa Ana y el 11 de febrero de 1913 se consagró como Catedral de la Nueva Diócesis, donde fue nombrado obispo monseñor Santiago Ricardo Vilanova.

Luego, bajo la dirección de monseñor Benjamín Barrera y Reyes, se construyeron las dos cúpulas internas y se revistieron las columnas con un estilo gótico, que consistía en hacer figuras y trazos con detalles religiosos. Monseñor Benjamín Barrera mandó a construir el altar mayor de mármol, que es el trono de la imagen de Nuestra Señora de Santa Ana y que fue consagrado el 24 de febrero de 1959. En 1993 se inició la restauración de la catedral; el 22 de abril de 1995 fue declarada Monumento Nacional.



DISEÑO

La edificación fue diseñada para como catedral gótica, en contraste con el estilo colonial español de la mayor parte de las catedrales de El Salvador y el resto de América latina. En su interior el templo cuenta con 28 imágenes, cuatro confesionarios, 118 bancas y 51 lámparas. Su forma completa es de una cruz latina.

Tiene tres naves que juntas forman una cruz. La nave central tiene 22 metros de largo por 22 metros de largo, y las laterales miden 12 metros de largo por ocho de ancho. En la torre norte hay tres campanas manuales, y la gran campana Ana, consagrada en julio de 1949. En la torre sur hay un juego de tres campanas (traídas de Holanda) que son accionadas electrónicamente.





Regresar a contenido | Regresar al menu principal